Si sabemos usarlas, las joyas complementan nuestra vestimenta y resaltan nuestros atributos. Te dejamos algunos consejos para ayudarte con esta tarea.

Menos es más

Llevar puesta toda la joyería que tienes en casa te roba glamour. La simplicidad es la clave. Lleva siempre como máximo cinco joyas.

La delicadeza va primero

Si llevas un collar grande y llamativo, mantén el resto de tu joyería lo más sencilla posible. Combínala con unos aretes pequeños, pulsera, reloj y anillos delicados.

Realza tu vestimenta

Si tu atuendo es oscuro u opaco, realza tu look con joyería en colores vivos como el rojo, turquesa. Si por el contrario, vistes de manera colorida, opta por las perlas, el oro o la plata.

Cantidad de anillos

No es necesario usar un anillo en cada dedo, con uno o dos es suficiente. Y si tienes un anillo llamativo o de tamaño grande, es mejor usarlo solo.
Complementa tus joyas

Las joyas con piedras son muy elegantes si se lucen con moderación. Si llevas aros y pulsera con piedras llamativas, el resto de la joyería puede ser en oro o en plata para bajar la intensidad.

El día y la noche

Durante el día opta por piezas sencillas en oro, plata o perlas o prendas coloridas según tu atuendo. La noche es perfecta para destacarte con joyas más llamativas.

Eventos especiales

En éstas ocasiones, invierte en joyas de valor y duraderas como un buen collar de perlas, un juego en oro o plata o pedrería. Para el día a día existe una gran variedad de joyería más económica.

¡Animate!
No hace falta combinar tus joyas con tu ropa. El contraste va mejor. Ten en tu cofre diversos estilos de joyería y sorpréndete con el cambio radical que le darán a tu atuendo según tu elección.